El respeto por las buenas prácticas, protocolos y principalmente a los derechos humanos, es la manera más eficiente de realizar nuestra labor de seguridad.